ACISA Ribadeo solicita a la Xunta de Galicia la vacunación del personal que trabaja de cara al público, especialmente del sector hostelero. La asociación se ofrece para hacer una prueba piloto a través de los colectivos empresariales.

31

Acisa Ribadeo solicita a la Xunta de Galicia la vacunación del personal que trabaja cara al público, especialmente el del sector hostelero. La asociación se ofrece para hacer una prueba piloto a través de los colectivos empresariales. Desde Acisa enviaron una misiva al delegado de la Xunta en Lugo, Javier Arias, con el fin de que la traslade a las autoridades sanitarias.

Acisa señala que “desde hace poco tiempo se permite a las empresas vacunar a sus trabajadores, un ejemplo reciente es el de SEAT en Cataluña, que está procediendo a vacunar a sus empleados a través de la Consejería de Sanidad. Evidentemente esto es algo que una multinacional puede afrontar porque tiene sus propios servicios médicos y de prevención con una alta capacidad y dotación, pero para las pymes y microempresas es algo imposible.

Acisa Ribadeo solicita a la Xunta de Galicia la vacunación del personal que trabaja cara al público, especialmente el del sector hostelero. La asociación se ofrece para hacer una prueba piloto a través de los colectivos empresariales. Desde Acisa enviaron una misiva al delegado de la Xunta en Lugo, Javier Arias, con el fin de que la traslade a las autoridades sanitarias.

Desde Acisa, como asociación que engloba al comercio y en este caso especialmente a la hostelería, queremos hacerles llegar dicha propuesta a las autoridades gallegas”.

En la carta dirigida a Javier Arias el presidente del colectivo empresarial ribadense, Francisco Iriarte, indica que “tras la vacunación de los mayores de 50 años un sector de riesgo alto, a nuestro entender, pasaría a ser el personal que atiende de cara al público, especialmente los camareros, que en verano, de media, son menores de 50 años, y se exponen a la posibilidad de contraer el covid… debido a que los clientes no permanecen constantemente con la mascarilla puesta. Es personal que trabaja ocho horas o más en locales por los que pasan cientos de personas al día, cifra que en verano se incrementa, así como el lugar de procedencia, pudiendo ser estas personas clientes jóvenes no vacunados, personas adultas vacunadas pero que trasmitan la enfermedad, personas adultas no vacunadas… Y esto afecta a otros sectores como el comercio, donde la gente toca y prueba los artículos, a los talleres de vehículos, a muchos negocios… podríamos poner más ejemplos”.

El gerente de Acisa piensa que “con el fin de dar la mayor seguridad proponemos

que utilicen a las asociaciones de empresarios, a los CCA, a las asociaciones de hosteleros… para inmunizar a dichos colectivos, que a nuestro entender ahora pasan a ser de riesgo. El sector de la hostelería ha sido probablemente uno de los más afectados por las medidas restrictivas derivadas de la pandemia, por lo que creemos que podría ser también una forma de compensar el agravio que eso supuso. Acisa Ribadeo se ofrece para saber si esta propuesta es viable, para hacer una prueba piloto, establecer un protocolo, analizar los pros y los contras de dicha propuesta y ver si es posible realizarla en toda Galicia. Nos ofrecemos especialmente porque Ribadeo es puerta de entrada a Galicia, para todo tipo de visitante, ya sea turista o peregrino. Y creemos que esta medida puede ser, sin duda, la que marque la diferencia y la que dé la mayor seguridad posible a la hostelería y al resto de trabajos cara al público en Ribadeo y en Galicia”.

Iriarte Quintana añade que “al igual que se hace con los marineros, se podría optar por vacunar a este colectivo vulnerable, al hostelero, algo que facilitaría la inmunidad de grupo de Galicia. Con esta propuesta, lo único que pretendemos es ayudar en la cantidad de población inmunizada y evitar futuros brotes que puedan surgir al ampliar aforos, al llegar visitantes de zonas diversas e incluso para la apertura del ocio nocturno. Creemos firmemente que las asociaciones como la nuestra pueden ser verdaderamente útiles para una labor tan importante”.

Pérez concluye: “estoy seguro de que aquellos que presumen de ayudar a Ribadeo y de apoyar al tejido económico local, lo harán en algo que es verdaderamente esencial para el empresariado ribadense: la salud de los que trabajan de cara al público y para dar mayor seguridad a Ribadeo”.