Ribadeo, el destino perfecto para esta Semana Santa

607

El comercio local abre los domingos por la mañana, llenando de vida las calles, las terrazas, los parques y los paseos.

Ribadeo, puerta norte de entrada a Galicia, es el destino perfecto para descansar y desconectar esta Semana Santa. Su gran oferta comercial urbana, al aire libre, en un entorno de gran belleza arquitectónica y con espacios amplios rodeados de naturaleza convierten a esta villa en una de las estrellas del Cantábrico. 

 

 

El municipio ribadense cuenta con establecimientos de todos los sectores: no hay nada que quieras comprar y que en Ribadeo no encuentres. Más de 150 son los establecimientos asociados a Acisa, la asociación de comerciantes, industriales, servicios y autónomos. Sus tiendas cuentan con una amplia cantidad de marcas de gran calidad y ofrecen una atención cercana, un trato amable y personalizado.

Lo que convierte a Ribadeo en el centro comercial abierto con las mejores vistas es su completa oferta comercial combinada con la gastronomía, el turismo y el ocio.

Los productos frescos de kilómetro 0 de las parroquias interiores y de la costa permiten disfrutar de una gastronomía de lo más variada, con excelentes pescados, mariscos, arroces, carnes y, por supuesto, el pulpo. Todo ello puede degustarse en reconocidos establecimientos de alta cocina, que ofrecen experiencias inigualables, y otros que sobresalen por su cocina tradicional. Los hay de todos los estilos dentro de la amplísima oferta hostelera con la que cuenta el municipio ribadense. 

Quienes se acerquen a Ribadeo, ahora en Semana Santa o en cualquier época del año, podrán conocer el barrio marinero de Porcillán, con unas preciosas vistas a la ría. Los amantes de las caminatas tienen la opción de recorrer la ruta costera, que adentrará al visitante por un paisaje excepcional de acantilados hasta la villa marinera de Rinlo, con sus antiguas cetáreas; y unos kilómetros más adelante se encuentra la gran maravilla natural que es la famosísima playa de As Catedrais/Las Catedrales. 

En el casco histórico, entre escaparate y escaparate, el viajero disfrutará de la excelencia arquitectónica del Ribadeo Ilustrado y del Ribadeo Indiano, en un entorno con calles peatonales donde se camina tranquilamente, sin aglomeraciones, y donde las terrazas se convierten en protagonistas del aperitivo, del café y del chocolate con churros o con pastelería por las tardes.  

Todo esto y mucho más puede hacerse con la máxima seguridad en Ribadeo, que es la puerta de entrada a Galicia para miles de peregrinos que hacen el Camino Norte y disfrutan de las bellezas históricas que encuentran en su recorrido hacia Santiago, como A Ponte y la capilla de Arante. 

Además Ribadeo es una de las pocas poblaciones en las que sus comercios abren los domingos por la mañana. Gracias a la existencia hace siglos de un mercado dominical en la villa hoy en día cuenta con este privilegio que es un gran atractivo y un motivo más para elegir Ribadeo como lugar de destino en el que se pueden combinar turismo, compras y gastronomía.